Bienvenidos al podcast de los lunes, un podcast en el que aprenderemos fotografía desde 0, diafragma, obturador, número f, iso, enfoque selectivo, velocidad de obturación… a que te suena? Vamos a ver que significa y vamos a conseguir que domines tu cámara en el modo manual. Maneja tu cámara y no dejes que ella haga tus fotos por tí.

Cursos de fotografía online, conoce todo sobre la fotografía, desde como dominar tu cámara hasta como retocar tus fotos pasando por diversas temáticas fotográficas. Además vamos añadiendo nuevos contenidos de forma semanal por lo que siempre tendrás algo que aprender.
Puedes suscribirte por 10€ al mes o ahorrarte 1 o 2 meses si te suscribes a la cuota semestral o anual.

La clase de hoy:

El obturador

El obturador es una compuerta que está situada delante del sensor y que se abre y cierra, en el momento en que presionamos el disparador, el tiempo que nosotros estimemos oportuno. El tiempo que permanezca abierta será el tiempo que el sensor quedará expuesto a la luz que habremos dejado entrar a través del diafragma.

Se mide en segundos y va desde unidades de segundo si corresponde a una apertura lenta a fracciones de segundo correspondiente a velocidades más rápidas.

Por ejemplo 1 seg sería una apertura lenta del obturador y 1/250 sería una apertura rápida del obturador.

¿Que efectos conseguimos con este parámetro?

El sensor captará la luz que deje entrar el obturador el tiempo que estimamos oportuno y dependiendo de cual sea ese intervalo de tiempo conseguiremos un efecto u otro.

Si el tiempo de exposición es rápido, conseguiremos un efecto de congelación de movimiento, es decir, congelaremos todo lo que suceda a una velocidad menor de la que disparemos, por ejemplo si realizamos fotografías a un vehículo que circula a una velocidad de 80 km/h y utilizamos una velocidad de obturación de 1/500 s, conseguiremos captar la imagen del vehículo de una forma estática.

En cambio, si a ese mismo vehículo le realizamos una toma a 1/30 s, lo que conseguiremos será captar ese vehículo en movimiento, que combinado con el resto de la imágen en estático nos causará un efecto de movimiento.

Otro ejemplo de sensación de movimiento sería una larga exposición, es decir, dejar expuesto varios segundos el sensor a la luz que entra del exterior utilizando como imagen el mar chocando con las rocas, esa larga exposición captará el movimiento del agua y nos la mostrará en nuestra imagen como un efecto seda que, combinado con la quietud de las rocas creará esa sensación de movimiento que comentaba.

¿Que precauciones tomamos en las velocidades lentas?

Cuando la velocidad de obturación es lenta se aconseja el uso de trípode ya que existe el peligro de trasmitir las vibraciones del pulso al sensor, mientras menor es la velocidad utilizada mayor es el riesgo de sufrir trepidación en el resultado final.

La trepidación es el resultado de esta transmisión de las vibraciones de nuestro pulso en la imagen y por ello se aconseja dos cosas:

-Uso de trípode

-Disparar a una velocidad más rápida pero, ¿A que velocidad exactamente?, muy fácil, utilizaremos la ley inversa de la focal.

La ley inversa de la focal consiste en utilizar una velocidad superior a la focal utilizada, es decir, si estamos realizando una fotografía con una focal de 50 mm deberemos disparar a una velocidad superior a 1/50, esta velocidad nos servirá de referencia, dependiendo del pulso que tengamos podremos acercarnos más a ella o deberemos utilizar un paso más de velocidad para evitar la trepidación.

La recomendación de hoy

Nos encontraremos en multitud de ocasiones con que no podremos utilizar velocidades superiores a las que quisiéramos porque la cámara no es capaz de captar más luz del exterior debido a que es materialmente imposible ya que nos encontramos en un entorno en el que no hay. Cual sería la solución en este caso.

Dependiendo del nivel de escasez de luz que tuviéramos podríamos tomar una determinación u otra

Si hay luz suficiente podríamos utilizar el estabilizador del objetivo, hay objetivos que disponen de un sistema de estabilizador que te permite compensar un par o tres de pasos de velocidad, es decir, te permite disparar a una velocidad más lenta absorviendo esa vibración de tu pulso y evitando que ésta se transmita a la imagen, esta es una buena solución si tenemos un objetivo que disponga de este mecanismo.

Estos objetivos suelen ser una opción poco económica, ya que es un elemento importante a la hora de poner precio para su venta, pero muy recomendable sobretodo en teleobjetivos, que son los más propensos a padecer de este problema, por razones obvias.

Si hay muy poca luz intentaremos compensar esa escasa entrada de luz incrementando la sensibilidad del sensor mediante el parámetro de la Iso, para que el sensor capte más luz en menos tiempo.

Otra opción es introducir luz de forma artificial, mediante flashes o luz contínua extra.

Y una última opción es combinar la entrada de luz extra con el incremento de Iso, este último punto nos permitirá conseguir imágenes con menos ruido que nos generaría el sensor sin la mediación de esta fuente de luz extraordinaria.

Y por último

Hasta aquí la clase de hoy.

Cualquier duda o pregunta sobre la clase de hoy podéis hacérnosla llegar a fran@carretedigital.com.

Gracias por vuestras reseñas y valoraciones de 5 estrellas en iTunes y vuestros me gusta y comentarios en ivoox, con ellos nos ayudáis a crecer y a mejorar día a día para ofreceros contenido de calidad de vuestro agrado.

Hasta la semana que viene

Adeu, adeu!!

 

00:0000:00
Share | Download(Loading)